Bienvenidas!

Porque no es fácil vivir en el trópico…

Un día común… te levantas de tu cama a las 6:30 a.m., aunque lo programaste para las 6:00 a.m. (si tienes hijos puede que a las 5:00 a.m.). Baño, ropa, desayuno… son las 7:30 y no te da tiempo a maquillarte porque sabes que te encontrarás un tapón y diez minutos más en tu casa significan llegar tarde al trabajo, a las clases o a cualquiera que sea tu destino. Pero como buena belleza tropical, no puedes llegar descuidada, así que te das a la heróica tarea (o irresponsable para muchos) de maquillarte mientras manejas. Esperas la luz roja y te pones el corrector.  Más adelante el tapón detiene totalmente el tráfico y te llenas de sentimientos encontrados; coraje porque no avanza, son las 7:50 a.m. y sólo te quedan diez minutos para llegar a tiempo, pero gratificación porque podrás aplicarte el delineador. Y así, entre luces rojas, insultos, tapones y frenazos peligrosos por culpa del despiste que llevas, llegas luciendo hermosa, pero inevitablemente cinco minutos tarde y con los nervios de punta.

Tu jefe te recibe con un sarcástico “Buenas Noches”, por cinco míseros minutos. Tu le respondes sonriendo con las muelas de atrás, que llevas UNA HORA en el tapón e inmediatamente te pones a su disposición. Ni corto, ni perezoso el muy cacique te pide tres reportes, una presentación y te toca buscarle el cafecito. Cuando vas a la cafetería, te encuentras con el filón de gente, pues al parecer nadie desayuna en casa y el cuento de la mala economía es solo eso, un cuento (lástima que no para ti). Ya haz perdido media hora y dudosamente puedas terminar todos los trabajos antes que finalice el día.

Ya son las 4:30 p.m. y gracias a que sólo te tomaste quince minutos para almorzar ya casi terminas el segundo reporte. Aun así, te falta uno más y la presentación y no sabes como decírselo a tu jefe. Te armas de valor y vas a su oficina para enterarte que el trabajo lo necesita para dentro de dos semanas cuando llegue la visita de “los grandes”, pero de todas manera lo quiere para el día siguiente antes del mediodía, sin excusas.

Al salir del trabajo otro extenuante tapón. El cansancio vacila con tu fuerza de voluntad y estas pensando si ir al “gym” o no. El verano esta a la vuelta de la esquina y quieres lucir espectacular, además tu pareja se esta viendo muy bien desde que levanta pesas (los hombres tienen un metabolismo envidiable) y no te quieres quedar atrás, sin dejar de mencionar que eso de tener cuerpos “fit” esta tan de moda como las curvas y chichitos en tiempos barrocos y adyacentes. Decides ir a ejercitarte e intentas motivarte; “es bueno para mi salud”, “me voy a sentir mejor”, “quiero ponerme el traje de baño nuevo en verano” y finalmente miras una foto que tienes guardada en tu celular de Britney Spears en bikini, obviamente antes de su desorden emocional y te llenas de “energías”. Pero si tienes niños, ni pensar en perder dos horas haciendo dolorosos movimientos; te toca recogerlos, cocinar, estudiar con ellos y atender a tu maridito Pepo. Así que arrancas para tu casa a cocinar un típico plato tropical, lleno de calorías, condimentos y grasa, pues es lo mas fácil y rápido. Luego a pelear con los niños para que hagan sus tareas, coman, se bañen y se acuesten a dormir y tu marido pide que te pide por otro lado, haciendo regueros y echándose fresco (esto puede variar claro está).

La soltera – Cuando sales del gimnasio tus tripas comienzan a hacer estragos, no te habías dado cuenta que tu cuerpo no recibe bocado desde el mediodía y apenas fue un sándwich por eso de que tenias mucho trabajo. Pero ya son las 8:30 p.m. ¿quién quiere llegar a cocinar a esas horas? No te queda más remedio que pararte en un “fast food” y ver que cosa saludable te puedes comer. Cuando llegas, miras el menú “saludable”, ¡¡¡que gran variedad!!!, ensaladas y más ensaladas, con  el hambre que te gastas eso no te va a dar ni para llenar la mitad de la tripa, así que decides comerte un ‘hamburguer’ doble carne con bacón y queso, papas agrandadas y refresco de DIETA, ya mañana bregarás con el cargo de conciencia en la trotadora.

Al final del día la soltera, la madre, la casada, en fin todas las mujeres trabajadoras y emprendedoras, bellezas que vivimos en el trópico, este lugar afrodisíaco, lleno de maravillas relajantes, terminamos exhaustas, sin poder disfrutar de los placeres de la vida de una manera balanceada donde todos y cada uno de los complementos de esta se unifiquen para hacer de nuestros días  unos llenos de felicidad como estuvimos acostumbradas a ver en las novelas. Entonces te preguntas ¿cuál es el propósito de estudiar y trabajar tanto, si no puedo disfrutarlo? Y es cuando vienen ideas como, un nuevo trabajo o tu propia empresa, un curso de organización o motivación, comprar un libro de ideas fáciles para cocinar y comer saludable y un sin numero de deseos para simplificar tus días y poder disfrutar más de esta maravilla llamada VIDA DE MUJER.

Si te consideras una belleza tropical y te sientes identificada con lo que acabas de leer, este será tu nuevo lugar de soluciones e ideas. Porque alguna vez me sentí como tu, cree este blog para discutir e informarles temas de interés como belleza, hogar, familia, parejas y más. Todo esto tomando en cuenta que…

NO ES FÁCIL VIVIR EN EL TRÓPICO!

One comment

  1. Me encanto tu introducción! Estaré pendiente de tus artículos… Que tal uno de cabello en el tropico, seria bueno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s