empoderamiento salud

Malditas dietas

Woman-Big-Burger

Ayyyyy las dietas – sí, con tono de lamento cantao’-, las malditas dietas.

Y que me encuentro con una página que dice: “Jugo de piña, apio, jengibre y limón para eliminar la barriga.”Screenshot 2015-06-22 13.30.53

Un día me tomaré una foto con mi cara de “WTF” para que puedan tener una referencia visual. Diariamente me topo con cosas que la sacan a la luz. ¿Eliminar la barriga?, como diría mi ahijada de a penas 5 años “¿en serioooo?”. Me imagino un hueco en el área donde va la barriga, con todos los órganos a la intemperie. Ya la gente no encuentra que más inventarse.

Quiero que hagas una lista de las dietas que haz hecho, o haz intentado hacer, porque seamos sincer@s, son pocas las dietas que se siguen como debe ser. Yo comenzaré por la mía:

  • La primera dieta que hice: mucha proteína, mucha, mucha. Un año entero comiendo pechuga, atún, y todo tipo de carnes magras, acompañadas de brócoli y más brócoli, lechuga; a veces un poco de arroz blanco, sin sal ni aceite, o de una vianda (mmmm, como me disfrutaba ese saborsito de el amarillo, pero nada de frito, al horno). Bajé de peso, claro que bajé de peso, me sequé, perdi todo 😩. Todo esto tenía un propósito: imaginen, quería entrar en el mundo de la belleza y el modelaje, había que estar bien set. Logré mi objetivo y la misma noche de haber conseguido lo que quería me comí un delicioso churrasco con tostones😋. Tenían que ver mi cara de felicidá’!😁 Después de esto, mi pasión por las papas fritas se triplicó y sabía comer 3 órdenes papas fritas agrandadas por día. Mi cuerpo solo me pedía grasa.
  • La dieta de la sopa: pues para mi esta dieta iba a ser bien sencillita y lo iba a pasar súper bien, pues yo amo las sopas y no era ningún sacrificio para mi desayunar, almorzar y cenar sopa. Que equivocada estaba, al tercer día ya no soportaba más el olor de la bendita sopa. Pero masoquista al fin, la intenté hacer 3 veces.
  • La dieta vegetariana: con esta me fue muy bien, pero solo me duró un mes. Tan pronto tuve frente a mi un delicioso “hamburger” doble carne con queso y bacon, me olvidé de las toxinas y me lo devoré 😋, no como elefante (ver “Patas de elefante”), como un león hambriento.
  • La dieta de la avena: guácala y aburrido
  • La dieta de las frutas: no hay manera de estar un día entero en este martirio
  • El detox de 7 días: una más!
  • El detox de 3 días: jugos, NO gracias, ¡yo necesito masticar! 😉
  • Atkins: podría parecer riquísima al principio, pero no hay quien se niegue a un buen pedazo de pan.
  • Si sigo, se aburren…

beautiful young woman choosing between pizza and orange

Así mismo como me cansé de describir de las dietas, me cansé de ellas. Pero descubrí muchísimas cosas positivas.

  • No hay porque privarse, la comida es un deleite y siempre y cuando mantengamos un balance entre lo necesario y lo sabroso, no debemos limitarnos de disfrutar de uno de los placeres más grandes de la vida, comer – y rico-. Agradece que tienes la oportunidad de tener una alimentación completa y deliciosa.
  • En este proceso aprendí que no es necesario “jartarse”, más es una desconsideración. El cuerpo no necesita cantidades excesivas de comida. Existen personas en el mundo sin un plato de comer y nosotros la desperdiciamos por gula. Si eres cristiano, sabrás que la gula es un pecado y si no, seguramente alguna vez haz pensado en los niños pobres. Así que la próxima vez sírvete solo lo necesario y recuerda que el cerebro tarda 20 minutos en procesar que están alimentando el cuerpo, si comes rápido sentirás que no estás satisfecho y terminarás comiendo tanto que luego creerás que vas a rodar.
  • Conocí mi cuerpo y lo que lo afecta. Nunca me gustó la leche, aun así la utilizaba en cereales, café y chocolatinas. Cuando la eliminé en mi dieta vegetariana, me di cuenta que la razón por la que la detestaba era más profunda que su simple y detestable sabor (para mi, por supuesto). La leche y todos los productos lácteos me ocasionan hinchazón estomacal, gastrits y me hacen sentir débil. Lo mismo me pasa con las harinas. Así que descubrí mi amor por la leche de almendras y mi cuerpo lo agradece. Aprendí a comer sin sal y me fascina, utilizo muchas hierbas y especias y no me hace falta el azúcar. No niego que dentro de mis gustos no falta una buena pizza (harina y lácteo), pero evito a diario estos dos ingredientes.
  • Aprendí a comer saludable y balanceado sin sufrir. De nada vale hacer una dieta que no seguirás el resto de tu vida. Al final, ganarás nuevamente las libras perdidas y hasta el doble. Crear un balance entre tus comidas te ayudará a crear un estilo de vida que podrás mantener a pesar del tiempo. Los resultados son lentos, pero duraderos. Además, muchas dietas no le hacen bien al cuerpo porque están faltas de nutrientes y vitaminas necesarias para que tu cuerpo funcione correctamente. Una buena alimentación mejora la piel, el pelo, el rendimiento físico, la energía y hasta tu salud emocional.
  • Aprendí a no esperar una semana antes de un evento importante para realizar una dieta relámpago y bajar 10 libras en una semana. El cuerpo lo resiente y te lo cobra más adelante. Total, a la semana volverás a aumentar las mismas 10 libras.
  • Hay que darse gustos con mesura. Comer balanceado y saludable también requiere de hacer pequeños sacrificios y eliminar ciertos malos hábitos alimenticios. Es por eso que semanalmente hay que darse su gustito, pero teniendo en cuenta dos cosas: si te excedes, de nada vale lo que hiciste durante la semana, y que tu cuerpo está limpio y cualquier exceso o alimento que no consumas regularmente podría afectarlo (si, de esos efectos secundarios que le llaman carreritas💩😂)
  • Hay que ser realistas con nuestros objetivos y estilos de vida. ¿Para qué quieres estar en 110 libras, si tu peso saludable es 130 libras? ¿Tienes pensado modelar para Victoria’s Secret, o irte a Milán a probar suerte? ¿Vas a participar en una competencia fitness? Si tu respuesta es no, no hay necesidad en morirte de hambre y pasar tanto suplicio. No hay nada de malo en tener un peso saludable y sandunguero sea el size que sea, lo importante es que tu cuerpo se encuentre saludable. Nuevamente, olvida los estereotipos.
  • Claro está, si te gusta hacer dietas y lo disfrutas más que lamentarte, ¡adelante!

Una belleza tropical no tiene miedo a disfrutar de la comida, ni a aceptar su cuerpo como es. También lo cuida al máximo, estableciendo bien sus objetivos y trabajando para ellos.

Después de todo, vivimos en el trópico y no nos podemos resistir a todos los ofrecimientos gastronómicos que nos ofrece la naturaleza de este clima.

Una vez más confirmo que no es fácil vivir en el trópico. 🌴

2 comentarios

  1. Suele ocurrir muy a menudo, yo también hice lo de solo comer proteínas y era un exceso innecesario. Bueno aprendemos de nuestros errores, haz deporte y no te prives de comer algo rico de vez en cuando 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s