empoderamiento

¡Entre Kardashians, Dianas y Malalas, yo prefiero ser una Pérez!

“Que me parezco a Kim Kardashian yooooo! No por Dios, como se te ocurre”- esa fue mi reacción a las varias ocasiones que me lo dijeron. La razón era obvia, en vez de ver lo positivo,

jenners_malalasolo pensaba en lo negativo que había llevado a esta mujer a la fama. Sin embargo, nadie puede negar la belleza de esta mujer, entre otras cosas que discutiré más adelante.

Si alguna vez te has tomado un “selfie” – ¿quien no? – déjame decirte que tienes algo de Kardashian. Porque ahora resulta ser que todas quieren ser Dianas o Malalas en un mundo tumblr_nx98enyR6S1ttvp7mo1_500lleno de Kardashians.  Si te maquillas y usas las últimas técnicas de bloqueo o estás pendiente a las últimas tendencias de moda, eres parte del club “K”. En cuanto a moda, la princesa Diana estaba bien al día también, así que te puedes atribuir un poco de ella en este asunto.

Es gracioso ver como las redes están llenas de los memes que comparan a las Kardashians con Diana o Malala, ahhh y se me olvidaba Malia Ann (si no sabes quien es Malia, existe Google). En mi opinión, estas publicaciones están llenas de un sentido de superioridad – “Yo soy mejor que…” – y aquí es donde encuentro un gran problema. ¿Cuál es la necesidad de las mujeres de compararse? ¿Por qué la necesidad de dejar claro que no eres como tal persona? ¿A qué prejuicio le tienes miedo?

Una mujer segura de sí misma no necesita dejar claro a quien se parece o como quien quiere ser, pues tiene una identidad definida y no necesita imitar a ninguna otra. Una belleza tropical no tiene necesidad de menospreciar las cualidades de otra – esté de acuerdo o no – para dejarle saber al mundo que ella está a otro nivel. Una belleza tropical respeta las decisiones, estilos y maneras de ser de las demás, admira y toma como ejemplo lo que entiende que puede adoptar, sin necesidad de criticar negativamente a quien actúa diferente.

Ahora bien, quiero que se auto-analicen y respondan a ustedes mismas que acciones las identifican con Diana o Malala. ¿Alguna vez has levantado tan fuerte tu voz por una causa poniendo tu vida en riesgo o al menos, has presentado alguna plataforma seria para acabar con algún problema de envergadura en tu país? ¿Cuantas obras de caridad has realizado? ¿Has fundado alguna institución sin fines de lucro? ¿Cuantas veces has donado tu tiempo para enseñar a los pobres? ¿Eres activista de algún movimiento que proteja un derecho humano que está siendo violado? ¿Has hecho algo que merezca un Premio Nobel de la Paz? ¿Eres portavoz de algún movimiento?

Más allá de tener buenos valores (lo cual puede ser relativo y muchas tienen, o sea, no es algo especial) ¿qué te hace sentir que estás por encima de alguien – cosa que no es de una buena persona-? ¿Qué te hace pensar que las Kardashians no tienen buenos sentimientos, valores o intenciones? ¿Te has puesto a analizar las circunstancias en las que fueron criadas y como han logrado ser mujeres empresarias y emprendedoras a pesar de las críticas y obstáculos? ¿Has logrado tener tu propio negocio? ¿A qué cualidad de ti le has sacado el mayor de los partidos? ¿No te harías nada para mejorar tu apariencia? ¿Prefieres ir de pelo desarreglado y cara lavada a la calle? ¿No te tiras ni un solo selfie y le pones uno que otro filtro?

No importa si estás de acuerdo o no, no importa si las “K” le sacan partido a su belleza, vida, etc. y tu eres una intelectual, doctora, u otro tipo de profesional, menospreciar o sentirte mejor que otra mujer no es algo bueno. Las mujeres debemos empoderarnos unas a otras y apoyarnos en el camino que cada una desee emprender. Somos las mismas mujeres quienes “echamos tierra” a las de nuestra especie y esto en mi libro, es deplorable.

Por otro lado, me gustaría exhortar a todas mis belleza tropicales a buscar más allá de lo que está de moda. Hay muchísimas mujeres en este mundo haciendo grandes cosas, no solo las que se convierten en tema viral en los medios como Diana o Malala. Hay también más mujeres sacando partido de su belleza y vida, no solo las Kardashians. No sean voceros, creen su propia opinión y sus propios modelos a seguir. Seamos parte de la solución y no del problema.

Al final y al cabo, en un mundo lleno de mujeres que quieren ser Kardashians, Dianas y Malalas yo prefiero ser una Pérez, que se saca “selfies“, le gusta arreglarse, se educa y busca de alguna manera dejar un legado. Como decían unos grandes amigos, yo soy “Peita Pérez”. Y tu, ¿quién eres?

Screen Shot 2015-11-05 at 3.21.07 PM

Comparte este escrito si te gustó y ponle como mención “Entre Kardashians, Dianas y Malalas yo prefiero ser una…” Llena el blanco! A ver cuantas se atreven a romper con estereotipos y ser ellas mismas.

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s